Aunque parece que ya queda menos para empezar a salir a la calle, aún nos queda tiempo en ella y hoy vengo a compartir contigo algunas ideas de proyectos a crochet  para decorar tus rincones favoritos. Espero que te gusten y te inspiren.

Sobre la Tela de Corcho, ya te conté en el post anterior que es una de mis telas favoritas para coser complementos. Es un tejido suave, resistente, ligera, flexible, impermeable, facilísimo de coser, y precioso en todas sus versiones. Llevo cosiendo con esta tela un par de años y la verdad es que no le encuentro pega.

Cada vez somos más conscientes de que la industria de la moda, tanto los métodos de producción como el modelo de consumo, tienen un impacto medioambiental muy potente. Ya dentro de este mundo crafter, del «do it yourself» o háztelo tú misma, tú mismo, o de personas artesanas, se entiende la creación de una prenda, un complemento, desde una perspectiva totalmente opuesta al de la industria. Además, la utilización de productos de tela que sustituyen al plástico y a los objetos desechables con enfoque de cero residuo, ya son una alternativa extendida; también los productos hechos a mano, artesanalmente, con cariño, son cada vez más valorados entre las personas sensibilizadas con el medio ambiente. Pero… ¿qué pasa con los materiales que compramos para nuestras creaciones?

Antes de empezar a tejer esos nudos que se desatan en el alma, es importante que tengas en cuenta algunos aspectos que te facilitarán el camino y mejorarán el resultado:

El trapillo es un tipo de material que se fabrica con las sobras de tejido de la industria textil o reciclando prendas. También lo puedes fabricar en casa reciclando viejas prendas. (Si quieres que te enseñe a hacerlo, escríbelo en el apartado de comentarios y prepararé un tutorial)

El trapillo se suele trabajar a crochet, pero debido a su tamaño, con agujas de ganchillo más grandes de las que…

¡Hola!

¿Conoces la relación entre la matemática hiperbólica y el ganchillo? ¿Y todos los beneficios que esta práctica aporta a tu salud? Hoy, en este tiempo de cuarentena en el que, apenas dispongo de tiempo para Lalocadelacasa, ya que el pequelocodelacasa se lleva toda mi atención, he querido hacer una pequeña recopilación de curiosidades sobre el ganchillo, que a mí, personalmente, me encantan.

¡Hola!

Últimamente se habla mucho del medio ambiente y de que ya no sólo debemos reciclar la enorme cantidad de envases que utilizamos sino replantearnos nuestro modelo de consumo, tratando de crear la menor cantidad de basura no orgánica en nuestro día a día, entre otras cosas.

Por ello, en los últimos meses he ido incorporando cada vez más, no sólo materiales de algodón orgánico con sus certificados correspondientes (hablaremos de ello más adelante) sino productos que, sin perder comodidad ni beneficios, nos permitan disminuir esa cantidad de residuo que generamos.

En esta línea, he querido recoger las razones por las que decir SÍ a las compresas de tela.

El ganchillo tunecino es una técnica similar al ganchillo o crochet común, con algunas diferencias, tanto en el tipo de aguja, como en el proceso y el acabado.

Cuando hablo de lo beneficioso que es hacer crochet para la salud, con frecuencia, suele haber alguien que me dice que se daña la espalda al tejer. A modo de respuesta y tras consultar con mi fisioterapeuta, estas son mis 5 recomendaciones para no dañar tu espalda a la hora de hacer ganchillo:

¡Hola!

Como cada miércoles, aparezco por aquí para contarte las novedades del creativo mundo de Lalocadelacasa.

Tal y como te conté hace varias semanas, este próximo domingo, 1 de marzo, primer domingo de mes, pondré mi puesto de la línea peque de Lalocadelacasa en el Txiki-Market de El Saloncito, en Donostia. Si vives por aquí o alrededores, te invito a hacerme una visita, me encantará mostrarte los complementos para peques en directo.